Guía de Planes de Pensiones

Más información útil

¿Se pueden realizar aportaciones después de la jubilación?

Sí pueden realizarse. Ahora bien, una vez que se ha iniciado el cobro de la prestación de jubilación, sólo se pueden hacer aportaciones para la contingencia de fallecimiento. En otras palabras: dichas aportaciones sólo podrán ser percibidas, tras fallecer el titular, por los beneficiarios.

Desde 2007, las aportaciones realizadas desde el momento de la jubilación hasta que se inicie el cobro de la prestación de jubilación del Plan se consideran igual que las realizadas en activo.

Estas aportaciones tienen el beneficio fiscal habitual (reducción en la base del IRPF) para quien las realiza.

Por su parte los beneficiarios que perciban esas prestaciones no tributarán por ellas en el Impuesto de Sucesiones. A cambio, las integrarán como rendimientos de trabajo en el IRPF, a medida que las vayan cobrando.

Esto puede ser una ventaja en ciertos casos, especialmente en herencias elevadas y a medida que el grado de parentesco del heredero sea más lejano. Es posible que fiscalmente sea más favorable percibir rendimientos del trabajo, fraccionados durante varios años, en vez de someter todo el capital al gravamen de Sucesiones.